Open/Close Menu Reformas integrales en viviendas, obras y rehabilitaciones.
Llame Ahora: 630851630
Reformas: como sobrevivir a ellas

El momento de llevar a cabo una reforma en tu vivienda ha llegado. Nadie quiere que llegue, ni aquí en Sevilla, ni en Burgos, ni probablemente en ningún sitio del mundo. Pero es irremediable que en cierto momento de nuestra vida, nos toque dar un cambio a la casa. Una vez llegado el temido momento,

¿Cómo sobrevivimos a una reforma… manteniendo nuestra salud mental?

De la misma manera que es inevitable el tener que hacer una reforma en algún momento de nuestras vidas, es inevitable el sentirse sobrepasado cuando llega el momento de hacer una reforma. Para algunos propietarios, esta sensación llega en la fase de planificación; cuando calculan cuánto les va a costar la reforma o se dan cuenta del tiempo que se alargará la obra. Para otros, la desesperación llega cuando, después de haberse pasado por alto la fase de planificación de la obra, se encuentran con que lo que esperaban poder hacer no es factible.

Mucha gente quiere empezar la reforma antes de hacer el pertinente trabajo de preparación previo que tan importante es para que la obra salga bien y para evitar disgustos durante el transcurso de la reforma.

Mantener la calma ante los imprevistos de una reforma

Por eso, lee estos consejos antes de empezar la obra y ¡te ahorrarás muchos dolores de cabeza durante la reforma!

1. Piensa y planifica todos los detalles de la reforma de antemano

Y cuando digo todos, es todos. El primer paso antes de comenzar una reforma es establecer tu presupuesto de manera objetiva ya que es lo que más va a condicionar lo que puedas o no hacer durante la obra. Una simple hoja de excel te puede ayudar a organizar tus finanzas.

Contratar a un arquitecto o un diseñador de interiores añadirá costes a tu presupuesto pero puede que te ayude a ahorrar dinero al final de la reforma o en un plazo más largo. El tipo de materiales que utilizarás durante la obra también se verán condicionados por el dinero del que dispongas.

Además, si te presentas ante una empresa de reforma con un proyecto bien elaborado en mano, no sólo te tomarán más en serio, sino que el presupuesto que te den sufrirá muchas menos variaciones al final de la obra.

 

planificar bien una reforma para ahorrarse disgustos

2. Presupuesto de la reforma: hazte a la idea de que te acabarás gastando más de lo planeado

Eso es. Quizás también podría haber dicho en el punto número uno que cuando calcules tu presupuesto, deberías dejar un margen para los gastos extras que inevitablemente se añadirán durante la obra. Algunos vendrán dados por problemas inesperados que nadie podía haber prevenido y otros porque cuando vayamos a elegir los azulejos del baño o el parqué, nos encapricharemos con este o aquel modelo que es más caro de lo que habíamos calculado (¡pero también muchos más bonito que el otro más barato!).

Este último motivo es generalmente la razón principal de incremento del presupuesto ya que una vez en la tienda, es muy fácil caer en elegir lo que más nos gusta estéticamente olvidándonos del precio. Claro que tampoco se hace una reforma todos los años y ya que cambiamos, preferimos poner algo que nos guste, ¿verdad? Pues eso, que al final sí o sí, te gastarás más de lo que habías presupuestado.

3. Programa la duración de la reforma

Decide la fecha de comienzo de la reforma con tu empresa para evitar retrasos inesperados. Cuando planees la duración tendrás que tener en cuenta tus compromisos laborales, de vacaciones, si tienes niños, posibles permisos de obra que tengas que pedir, etc.

Si te manejas bien con los ordenadores, puedes hacer un diagrama de Gantt, ya que son de gran utilidad a la hora de ejecutar proyectos. No te olvides de hablar con tu empresa de reformas ya que ellos son los que saben de verdad cuánto tardan en hacer esto y lo otro y así evitarás sorpresas y retrasos.

 

Programa la duración de la reforma

4. Cumple lo planeado en los puntos anteriores

Es normal que a los propietarios de las viviendas les resulte difícil, en primer lugar hacer un plan, y en segundo, cumplirlo.

Cuando estás ya metido en la reforma, reconsideras la situación y de repente te das cuenta de que te gustaría más que hubiera una pared aquí o allí o que sería mejor que esta ventana estuviera en este otro lado; estos cambios tendrán consecuencias en el resto de la obra. Todos los elementos, TODOS, impactan de una manera u otra en otros elementos.

Mi recomendación es que, a no ser que tengas un motivo de fuerza mayor para cambiar algo de la reforma, te ciñas al proyecto establecido. Siempre se puede consultar con tu empresa de reformas, obviamente, pero sin obcecarse en la idea.

La semana que viene os daré el resto de los consejos para terminar la reforma con los nervios intactos. Espero que éstos os hayan resultado útiles y si es así, ¡compartidlo en las redes sociales!

 

  1. 3 mayo, 2017

    Fantastico post. Gracias por publicarlo…Espero màs…

    Saludos

    reformar piso http://www.reformarium.com/blog/reformas-integrales/como-sacarle-el-mayor-partido-a-una-casa-pequena-a-traves-de-una-reforma-intergral.html

  2. 4 mayo, 2018

    I just want to tell you that I’m beginner to blogs and honestly enjoyed your web blog. More than likely I’m planning to bookmark your blog . You really have exceptional writings. Thanks a bunch for revealing your website page.

    http://www.hopeimoogoodyear.com

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Proudly powered by WordPress